Aprendizaje cotidiano y escolar

Quiero saber que es el apredizaje cotidiano y escolar

Cuando hablamos de aprendizaje, hablamos de conocimiento. Y el conocimiento, se construye a través del mismo aprendizaje.

La construcción del conocimiento escolar supone un proceso de cambio desde el conocimiento cotidiano al conocimiento científico.

Este cambio conceptual implica que el alumno debe sustituir, integrar o reinterpretar su conocimiento cotidiano previo de acuerdo a la nueva información presentada.

El conocimiento cotidiano del alumno es muy resistente al cambio, porque su carácter implícito (hace que se opere con la teoría y no sobre la teoría), cubre una importante función adaptativa En efecto, el pensamiento no está concebido como para ponerse a prueba (y por ello no se somete a cuestionamientos) y además, cumple la función de mantener un equilibrio entre el cambio y la estabilidad de conocimiento.

A diferencia del "hombre de la calle" (con este concepto referimos al concepto fuera del discurso escolar, que traduce los conceptos científicos), el alumno recibe una selección ya hecha de contenidos que debe construir o reconstruir, la mayor parte de las cuales no responden a "urgencias" del entorno. Por eso, a diferencia del científico, el alumno no tiene la ilusión de descubrir nada nuevo.

Hay quienes piensan que debería propiciarse el encontrar sentido a su aprendizaje a través de un clima de reconstrucción compartida generado desde el aula. Respecto al cómo ésto se logra, se sugiere que lo esperable es que se genere cierta sensibilidad hacia la evaluación objetiva de evidencias.

En esta línea, se suele decir que no hay que pretender que el alumno sustituya el pensamiento cotidiano por el escolar, puesto que desde esta perspectiva, ambos pueden coexistir ya que encuentran su origen en diferentes epistemologías.


comparte esta página en: